Cómo preparar un test A/B en email marketing (y no morir en el intento)

El email marketing se ha vuelto imprescindible para las empresas debido a su ya contrastada relación calidad/precio. Adquirir bases de datos cada vez más cualificadas en base a criterios de segmentación previos al opt-in (selección de palabras clave, redes de contenidos o incluso marketing de contenidos específicos) hace que nuestra tasa de éxito se vea cada vez más beneficiada. En otras palabras, captamos leads para nuestras bases de datos mucho más interesados en lo que les podamos decir que antes. Hay más artículo interesante sobre la captación de leads en nuestro blog.

Dicho esto, hay cosas que nunca cambiarán (y esperemos que así sea) en el tratamiento y gestión del éxito de nuestros impactos comerciales. Una de esas cosas son las pruebas. Como es posible que ya sepáis, un Test A/B en email marketing consiste básicamente en realizar una prueba de envío cambiando algún elemento de nuestra comunicación para monitorizar después una serie de parámetros previamente establecidos (también llamados kpi’s).

Características fundamentales de un test A/B en email marketing

  • Se trata de dos o más envíos a la misma base de datos en base a los mismos criterios de segmentación (hombre o mujer, de 20 a 35 años, de Barcelona o Madrid, …).
  • Debe existir una misma (y única) llamada a la acción (no debería haber botones de “Más información”, otro de “Comprar ahora” y otro de “Suscribir a la newsletter”).
  • Realizar ambos envíos a la misma hora.
  • Por último y para que el test tenga sentido, debe existir un cambio en el mail A respecto al B.

Algunos ejemplos de este tipo de cambios podrían ser estos

  • Un asunto personalizado vs un asunto corporativo
  • Un remitente dinámico (muestra el nombre del usuario que lo recibe) o estático
  • Una llamada a la acción repetida o única
  • Una maquetación basada en el impacto visual o con una carga mayor de texto

Si todo está perfectamente configurado, lo único que nos queda por hacer es monitorizar algunos parámetros que nos permitirán medir el resultado de este test. Aquí van los clásicos:

  • Tasa de apertura (monitorizaríamos asunto y remitente)
  • Tasa de click-through (seguiríamos Call to Action y contenido)
  • Tasa de conversión (mediríamos el contenido del email y su impacto en la respuesta sobre la landing page)

Este último punto, la tasa de conversión, será uno de los temas de los que hablaremos más adelante, veremos las ventajas de hacer este seguimiento y cómo podemos obtener información crucial para el desempeño de nuestra estrategia en email marketing.

Por supuesto, hay muchos más elementos a valorar pero en este punto hay que tener en cuenta algo: “Cuantos más elementos de nuestro test A/B en email marketing tengan una variación, mayor es la dificultad para monitorizar el impacto que cada uno de estos elementos ha tenido en el retorno de la acción”.

Aquí, como tantas veces, la estrategia K.I.S.S. (Keep it simple stupid) suele ser la más acertada.

Si sois usuarios de NewsletterSoft, encontraréis una descripción detallada de como realizar un test A/B en email marketing en la sección de ayuda de nuestro portal. Podéis ver detalles sobre nuestra solución en la sección servicios email marketing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + nueve =

Valida tus direcciones de email y evita el spam.

Valida 100 correos GRATIS.

ALTA VALIDAR EMAILS
close-link